Por qué la bioética debe ser laica

En el Colegio de Bioética afirmamos que la bioética debe ser laica. No siempre queda claro, sin embargo, por qué debe ser así. Frente a las numerosas instituciones que compiten por la razón bioética, entre las cuales hay muchas que se asumen religiosas o inspiradas por una doctrina sagrada, la necesidad de que nuestra ética sea secular requiere una mínima explicación. No se trata, en ese sentido, de fundamentar una bioética antirreligiosa, puesto que la laicidad no surgió para combatir las creencias, sino para permitir la diversidad de las mismas. Pero en el origen de lo que ahora llamamos Estado laico y antes de la libertad de creencias, de culto o de religión está otra libertad que permite las otras: la de conciencia. Fue a ella a la que apeló Martín Lutero, cuando se enfrentó en la Dieta de Worms al Emperador Carlos V del Sacro Imperio Romano Germánico (y I de España) y le dijo, entre otras cosas: “Mi conciencia es cautiva de la palabra de Dios. No puedo retractarme y no me retractaré de nada, pues ir contra la conciencia no es justo ni seguro. Dios me ayude. Amén”. A partir de ahí y después de muchas guerras y muertos, la libertad de conciencia se ha venido abriendo camino, por lo menos en el mundo occidental. O sea que la secularización de nuestras instituciones gubernamentales tiene su origen en una convicción religiosa, misma que eventualmente abrió camino a la posibilidad de que bajo un mismo soberano y una misma ley hubiese diversidad de creencias e incluso la no creencia, cosa que nos costó varios siglos aceptar y en cierto sentido nos sigue costando hacerlo. Pero el hecho es que, en una democracia de derecho, constitucional, como es la nuestra, por lo menos en el papel, la diversidad de creencias es una realidad que formalmente obliga a nuestra República y a nuestro Estado a ser laicos. Esta laicidad supone una distinción entre política y religión, entre Estado y agrupaciones religiosas, así como entre público y privado. El Estado debe entonces ser imparcial en materia de creencias y los funcionarios del mismo distinguir entre sus creencias personales y su función como servidores públicos. Una bioética laica es la que debe entonces orientar sus acciones.

Ilustración: Adrián Pérez
Ilustración: Adrián Pérez

En congruencia con lo anterior, volviendo a nuestro punto de partida, la bioética debe ser laica por otras dos razones adicionales; primero, porque debe estar orientada a respetar la autonomía moral de la persona, es decir su libre conciencia (frente a su Dios o frente a la sociedad), en las materias que atañen a su existencia; la enfermedad y su tratamiento, una eventual interrupción de su embarazo, su pareja de vida, su decisión ante la muerte, etc. Luego, la bioética debe ser laica, porque las consideraciones éticas deben estar basadas en un conocimiento científico y la ciencia es laica. No existe, por ejemplo, aunque alguna vez se pretendió, una ciencia católica, como no existe una ciencia protestante, o budista o musulmana. Existe ciertamente, la ciencia hecha por católicos o budistas o protestantes, pero toda ciencia genuina tiene sus propias reglas y éstas son laicas, en todos los sentidos. Las aportaciones éticas o morales que un bioeticista religioso pueda tener son necesariamente individuales, pues ni siquiera pueden pretender contar con el consenso de todos sus correligionarios y ciertamente, en el mejor de los casos, sólo representan a un sector de la población, nunca a su totalidad. El bien público, como la ética que lo distinga, debe por lo tanto regirse por una ética y una bioética laica.

 

Roberto Blancarte
Profesor-investigador del Centro de Estudios Sociológicos de El Colegio de México y miembro del Colegio de Bioética A. C.

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: Justicia social