La Suprema Corte y el acceso al aborto a nivel federal en México

Con el reciente fallo sobre el acceso al aborto a nivel federal, la Suprema Corte de Justicia de México reafirma que hay justicia reproductiva para las mujeres y personas gestantes cuando acudan a los hospitales del IMSS e ISSTE a solicitar la interrupción de un embarazo no deseado. La Corte estableció que el aborto voluntario, lejos de permanecer como un delito en el Código Penal Federal, debe ser considerado parte de los servicios de salud reproductiva brindados en las instituciones públicas de salud federales. Y, por lo tanto, su práctica debe ser “accesible, gratuita, confidencial, segura, expedita y no discriminatoria”. En caso de que exista negativa de las instituciones de proveer el servicio a nivel federal, procederá un amparo.

Todo esto gracias a la demanda de amparo promovida por GIRE, una organización civil que defiende los derechos reproductivos en México. Esta resolución pone al país cada vez más cerca del acceso generalizado a servicios seguros y profesionales de aborto. El fallo es importante por varias razones.

Ilustración: Estelí Meza
Ilustración: Estelí Meza

La primera, por lo innovador del litigio. GIRE argumentó un “interés legítimo” para impugnar las normas penales federales que criminalizaban el aborto por voluntad de las mujeres. Es decir, no se presentó la demanda con base en el caso específico de una mujer, sino por los intereses colectivos de las mujeres y personas con capacidad de gestar afectados. Ello abre una puerta para que normas discriminatorias para las mujeres, petrificadas por siglos en los códigos penales que antes no se podían impugnar mediante el juicio de amparo, sean ahora objeto de revisión de los jueces y tribunales federales.

Así, se argumentó que dichas normas penales se basan en estereotipos de género discriminatorios. Por ejemplo, al disminuir la pena de prisión cuando las mujeres “no tienen mala fama, logran ocultar el embarazo o éste es producto de una unión legítima”.1 Estas normas son discriminatorias porque mandan un mensaje a la sociedad de que las mujeres tienen que ser “honorables” y privilegiar su matrimonio para recibir un castigo menor por abortar. Dichas leyes ya no tienen cabida en el actual orden jurídico, comprometido con la igualdad de género. También resultan anacrónicas a la luz de la jurisprudencia de la Corte del 2021 que desarrolló la libertad y autonomía reproductiva como un derecho fundamental de las mujeres, protegido en la Constitución y los tratados internacionales, incompatible con la criminalización absoluta del aborto.

El amparo de GIRE logró que la SCJN ordenara al Congreso la derogación federal de las normas penales por ir precisamente en contra del derecho constitucional de las mujeres a decidir su reproducción. Con base en la libertad reproductiva, la igualdad y el derecho al libre desarrollo de la personalidad, la Corte consideró que al Estado no le corresponde evaluar las razones de por qué las mujeres deciden continuar o no con un embarazo. Estas normas discriminatorias no podrán aplicarse más en el país.

En segundo lugar, la Corte estableció que la salud reproductiva tiene una dimensión colectiva, como cualquier otro derecho humano de carácter social, cuya protección debe ser garantizada por el Estado tomando en cuenta los intereses de un conjunto de personas; en este caso, de las mujeres y personas gestantes. En consecuencia, la Corte resolvió que las penas establecidas las normas penales federales, como la suspensión del ejercicio de la profesión del personal médico, comadronas y parteras que practiquen un aborto o ayuden a realizarlo también son inconstitucionales, al ocasionar que haya menos disponibilidad de personal capacitado para prestar los servicios de salud reproductiva. De igual forma, se consideró innecesario recabar varios dictámenes médicos para practicar el aborto cuando la vida de una mujer corre un alto riesgo, lo que obstaculizaría la realización oportuna de la interrupción del embarazo.

En tercer lugar, el fallo de la Corte refleja cómo sí se puede fallar con perspectiva de género, al considerar que las mujeres que experimentan violencia sexual y, como consecuencia, enfrentan un embarazo no deseado, tampoco deberían ser criminalizadas, pues las normas no deberían reforzar eventos traumáticos sino promover su reparación. En este sentido, la SCJN sigue la jurisprudencia internacional de derechos humanos que entiende la violación sexual como una manifestación de la violencia de género, y los daños causados por la misma, una forma de trato cruel e inhumano que pueden derivar en tortura. En conclusión, esta sentencia de la SCJN es significativa para garantizar el ejercicio de la libertad reproductiva, particularmente el acceso a servicios de aborto legal en el país.

 

Alma Beltrán y Puga
Doctora en Derecho, Académica de tiempo completo en la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México


1 Ver, Artículo 332 del Código Penal Federal.

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: Justicia social

4 comentarios en “La Suprema Corte y el acceso al aborto a nivel federal en México

  1. Muy bien Alma!
    En varios estados de nuestra república (empezando por la CdMx) respetan el derecho de las mujeres a decidir sobre llevar a término o no un embarazo y se han establecido programas exitosos de ILE. Es penoso que una parte importantísima del sistema nacional de salud en esos estados de nuestra república (empezando por la CdMx) hayan encontrado como excusa para atender dicho derecho el simple hecho de considerarse como “parte del gobierno federal” para negar impunemente el dereho adquirido. Ya no va a ser así! El IMSS, el ISSSTE, PEMEX, SEDENA y sucedáneos, tendrán que ofrecer el servicio (para el cual incluso ya existe un Lineamiento para la Atención del Aborto Seguro). Pero aún así, las mujeres que lo soliciten tendrán que presentar un amparo. Es un paso importante dentro de muchos que se han ido dando históricamente. Pero aún falta el definitivo (que deriva del amparo recién obtenido): la derogación de los artículos del Código Penal Federal que establecen la penalización del aborto. El paso debe darse pronto; el Congreso tiene la palabra.

    1. Coincido contigo Patricio. Es importante que el Congreso derogue el delito de aborto y modifique la norma de forma que se permita el aborto voluntario de las mujeres en un plazo razonable. Ojalá lo hagan pronto.

  2. Alma: un artículo muy importante por la claridad meridiana con la que explicas las consecuencias de esta histórica resolución de la Suprema Corte y la estrategia original y eficaz de GIRE. Seguramente, observaremos todo tipo de argucias a nivel estatal para no hacer lo que ahora dicta la ley, por lo que la lucha deberá seguir hasta lograr el pleno el reconocimiento y aplicación de este derecho. No hay vuelta atrás.

    1. Efectivamente Luis, hay que estar muy atentas de lo que suceda ahora en los estados y en los hospitales del IMSS e ISSTE. Gracias por tu comentario.

Comentarios cerrados